Posts etiquetados ‘hibriduz’

Woody Guthrie, el cantante estadounidense de música folk, tenía sobre su guitarra una inscripción que rezaba “Esta máquina mata fascistas”.

Guthrie era un izquierdista convencido, un pobre del sur de los USA, basura blanca, white trash que había abrazado las luchas de todos los pobres; un enemigo declarado de un fascismo que amenazaba con dominar el mundo; a fin de cuentas, un luchador enfrentado contra todo tipo de opresión. A pesar de lo impactante de la frase, no se trataba, en realidad, de asesinar a nadie. Las guitarras no matan, pero sí pueden disparar. Ese “This machine kills fascists” hablaba de recuperar la música como herramienta de transformación, como instrumento de cambio, como, tal vez les suene, arma cargada de futuro. Como luz en la oscuridad.

El pasado sábado tuve la suerte de poder asistir a uno de esos conciertos donde la música ilumina la noche, donde las canciones se transforman en experiencia colectiva, donde los límites entre el escenario y el público se difuminan casi hasta desaparecer. Y la gente, los músicos y el público, marchan con la sensación de que algo ha cambiado. Son pequeños cambios, tal vez, pero indudablemente algo ha cambiado. Regresé a casa pensando en eso (no regresé directamente, claro, pasé antes por un montón de lugares que, la verdad, no vienen al caso…) y, no sé por qué, me acordé de Woody Guthrie y se me ocurrió que tal vez podría empezar el programa de hoy hablándoles sobre esto.

Hay quienes dicen que una canción no puede cambiar el mundo. Tal vez tengan razón. No seré yo quien se atreva a decir lo contrario, quien intente algo tan pretencioso como cambiar el mundo con una canción, o un disco. O incluso cambiar el mundo, a secas. Sólo sé que la música me ha salvado del abismo tantas veces que me faltarían dedos en las manos y en los pies para contarlas.

Tal vez la música no pueda cambiar el mundo. Yo sólo sé que el mundo tampoco podrá cambiar nunca la música, la que nace de las tripas y el corazón. Tal vez no sea cuestión de cambiar el mundo. Tal vez baste con cambiar la calle en la que vivimos. Tal vez debamos cambiar nosotros y nosotras primero, antes de poder hacer nada de todo lo anterior. Y eso, ayudarnos en este viaje, sí puede hacerlo la música. Tal vez sea la única que pueda. Con esa certeza y esa esperanza arrancamos.

Música o barbarie. Venceremos.

En el programa de hoy recuperamos la segunda parte del concierto que Karla Lara e Hibriduz Jazz Band dieron el pasado 9 de julio en el Centro Cultural de España.

Además suenan: Sikiatriko, Tokyo Ska Paradise Orchestra, Pez Luna y Sol Caracol.

¡Bienvenid@s!

http://www.ivoox.com/musica-es-clave-10-23-noviembre_md_908179_1.mp3″
Anuncios

En el programa de hoy nos salimos, en cierta manera, de la línea que hemos marcado durante los anteriores La música es la clave, esto es, de la narración a través de la música de diferentes movimientos sociales, acontecimientos políticos y procesos históricos, para ofrecerles una verdadera joya sonora: el concierto de inauguración de la gira “Cuando las palabras”, de Karla Lara e Hibriduz Jazz Band, que tuvo lugar en el Centro Cultural de España en Tegucigalpa el pasado 9 de julio de este mismo 2011. En este programa, por motivos de espacio, emitimos aproximadamente la mitad de ese concierto, y dejaremos lo que queda para un próximo programa.

Los propios artistas describían este cruce de caminos de la siguiente manera: “Una fusión de trova y jazz latino, canciones inéditas en las que todos los instrumentos desde la voz hasta los vientos, pasando por las cuerdas, el piano y la batería… dicen cosas… transformando las palabras en ritmo, en cadencia, en disonancias, como disonante es la… América Latina de dónde venimos, rehaciéndonos, refundando las palabras, lo que ellas significan y los contextos en que se nombran”…

¡Bienvenid@s!

http://www.ivoox.com/musica-es-clave-6-26-octubre_md_868903_1.mp3″